"

Pixel Cup Soccer Ultimate Edition: Fútbol, cultura y garra charrúa.

Pixel Cup Soccer Ultimate Edition: Fútbol, cultura y garra charrúa.
Pixel Cup Soccer Ultimate Edition: Fútbol, cultura y garra charrúa.

Con un camino de desarrollo extenso, pero firme, Batoví Studios finalmente lanzó Pixel Cup Soccer Ultimate Edition en Steam, finalizando así su paso por el Early Access y ofreciéndose como uno de los juegos de fútbol retro arcade más completos en PC.

Los que vivimos el fútbol desde alguna distancia más o menos cercana, a menudo escuchamos que se trata de un deporte donde se juega como se vive. Que el contexto social puede explicar la forma en la cancha. En Sudamérica, en particular, el contexto a veces explica las formas dentro y alrededor de la cancha.

Teniendo eso presente, observé el desarrollo de este juego uruguayo durante los últimos 2 años, que trató de retratar lo que las producciones millonarias de hoy en día no pudieron o no quisieron representar: el fútbol como se vive en este lado del continente. Por supuesto, esta dirección se lleva a cabo despojada de todo drama. Pixel Cup Soccer es un escapismo futbolero en código de humor que podría quedarse en la foto hilarante, pero decide ir a fondo con funciones que otros títulos del género no llegan siquiera a rozar.

Su desarrollo, en rigor, comenzó hace 15 meses. Pero conceptualmente, es una idea nacida en 2010 con Garra Fútbol, que germinó y floreció en 2022, en un contexto mundialista que Batoví busca capitalizar para dar su siguiente paso como estudio de videojuegos, con Pixel Cup Soccer como su franquicia bandera.



La propuesta en la cancha es la misma que cualquier juego del género, con la dosis de personalidad que cada estudio le inyecta para distinguirse del resto: Golazo! 2, por ejemplo, se inclina por evocar una época con su estética retro al mismo tiempo que ofrece el fútbol callejero como contrapunto moderno; Super Soccer Blast va por estéticas más modernas pero simpáticas; y Pixel Cup Soccer se juega todo por el arte pixel que viene puliendo desde su primera entrega, agregando nuevas animaciones y efectos al campo de juego, creando un ambiente más vivo que nunca, con detalles como ambulancias a los lados de la cancha; hinchas caracterizados de las formas más curiosas; y otros rasgos muy sudamericanos, como canchas en mal estado, perros que ingresan al estadio, y hasta petardos que pueden lanzar los simpatizantes si el club no consigue victorias.



Lo que sucede en un partido, mecánicamente, empieza siendo lo mismo que en otros del género: animaciones exageradas con alguna canción pegadiza y una presentación visual atenta a los detalles. Pero rápidamente se empieza a despegar del resto con habilidades en la forma de regates, piques en velocidad, tiros especiales y barridas únicas, que le brindan al jugador herramientas particulares en cada partido. Eso, sumado a las estadísticas de cada plantel (que afectan las características de los jugadores), le agregan una capa más a un juego que sigue siendo un arcade sencillo, pero tiene más patas de lo que debería tener una entrega de estas características.



Fuera de los 90 minutos, toca repasar el terreno donde la mayoría de los fútbol arcade flaquean: las opciones adicionales más allá del partido 1vs1. En este sentido, los desarrolladores claramente observaron lo que otras empresas hicieron (o dejaron de hacer) por sus propios títulos, al mismo tiempo que escucharon el feedback de su comunidad a lo largo de su desarrollo.

Se puede jugar de forma local hasta 4 vs 4, y tiene habilitado el Remote Play Together en Steam, de modo que se puede jugar online con amigos, incluso si estos no tienen el juego en su librería. En suma a esto, se agregó un modo party, en el que se puede armar un torneo con nombres personalizados para los equipos, de modo que puedas organizar mejor tus eventos. Esos certámenes pueden condimentar con opciones de juego adicionales, como fijar un número de goles para ganar el partido, o triplicar el valor de los goles con acrobacias, o eliminar un jugador del equipo que anota un gol (estilo battle royale). Todas opciones muy divertidas que le agregan diversidad a las partidas, que ya eran divertidas en su modalidad estándar.



El sumun de este juego, es la deuda histórica del fútbol arcade. Un modo de juego por el que fue aclamado Konami hace muchísimos años: el modo carrera. Pixel Cup Soccer Ultimate Edition ofrece un modo en el que se puede customizar un club desde cero, y hacerlo crecer desde la división más baja hasta la primera categoría del juego. En el camino tus personajes se desarrollan, debiendo administrar sus ánimos y sus energías. Cada personaje tiene su techo de crecimiento, ganando experiencia partido a partido. Adicionalmente, podés enseñarles técnicas especiales o comportamientos que lo mejoren en su posición. Además de las habilidades ya mencionadas, se les puede enseñar cuestiones como respetar más formación, mejor control del balón, entre otras cosas.

Entre partido y partido, diferentes acontecimientos se presentarán y el manager deberá decidir. Las situaciones son ridículas, pero las consecuencias son reales: si no controlas a los perros, se te meten en la cancha; Si no tomas la medida correcta con el césped, te crece la maleza; la hinchada puede ser muy agresiva… y muchas cosas más. Es importante señalar que la faceta de administración respeta el espíritu Arcade del juego. No hay sumas de dinero para administrar. El dinero se representa con un pulgar arriba o abajo, lo cual indica si el club puede o no hacer un gasto. Aunque su funcionalidad no sea comparable con la de otros juegos especializados como Football Manager, es un diferencial muy grande para tener en cuenta

PCS no está exento de defectos o reclamos. El juego aún tiene cuestiones que pulir relativas a la compatibilidad de controles y algunos bugs que pueden aparecer durante la experiencia. Son cuestiones solucionables, pero no dejan de estar ahí y pueden teñir la opinión de algunos jugadores. Al mismo tiempo, su interfaz es algo lenta, comparada con el ritmo trepidante que tenés en la cancha. Desde mi punto de vista, el juego ganaría con menos transiciones y mejor organización de la información. La integración del Mousse a la navegación ayudaría mucho durante la selección de habilidades y la ejecución de los cambios en el equipo.



Pixel Cup Soccer Ultimate Edition sale de Early Access, pero eso no implica que el juego no siga incorporando elementos o mejorando funciones. Esto cobra más fuerza en estos tiempos, donde cada vez es más frecuente el mantenimiento de los títulos mediante actualizaciones. En este sentido, Fernando Sansberro (Game Designer del estudio) me ha manifestado en conversaciones el plan de seguir trabajando en el título, puliendo cuestiones como exploits, comportamientos de la inteligencia artificial y algunas mecánicas que todavía no están totalmente refinadas (el offside por ejemplo, que fue de las últimas funciones incorporadas con el propósito de rebalancear el juego en su modalidad de multijugador).

Conceptualmente, Batoví quería representar el fútbol sudamericano como es: apasionado, disputado, con carencias, y quizás hasta tragicómico. Pixel Cup Soccer Ultimate Edition es la forma definitiva de vivir el fútbol de nuestra región, entre risas y burlas.




No hay comentarios.