"

Análisis: Elden Ring, el soulslike definitivo.

Análisis: Elden Ring, el soulslike definitivo.
Análisis: Elden Ring, el soulslike definitivo.


Antes de comenzar a hablar de Elden Ring tengo reconocer que nunca me atrajeron los soulslike, ya que no me considero un jugador con la paciencia y la pericia suficiente que se debe tener en este estilo de juego. Aclarado este punto, debo decir que me costó muchísimo esfuerzo probar y analizar Elden Ring, pero a rigor de la verdad tengo que reconocer que la obra de Hidetaka Miyazaki es uno de los grandes juegos del año y el más grande exponente de su género. A continuación les voy a contar el porqué.



Un juego infinito

Tengo que empezar diciendo que estamos ante un juego enorme, tan enorme que es difícil no sentirse perdido las primeras horas y creo que esto está hecho con intencionalidad; la idea es que te pierdas en su mundo y termines sintiéndote parte de él. El mapa tiene un tamaño colosal, incluso abruma y no deja de extenderse, uno empieza a creer que es infinito y que no tiene final, mismo que todavía no encontré ese final. Pero el recorrerlo tiene siempre su recompensa y aún los lugares más inocuos del mapa, nos darán nuevos retos a afrontar.



Todos estos retos y actividades son muy atractivos, prácticamente no se siente la diferencia entre actividades principales y secundarias, incluso hay secundarias que tienen mejor calidad que alguna principal. A lo comentado hay que sumar la enorme cantidad de secretos que podemos encontrar, en especial la verticalidad de sus niveles que nos permite acceder a zonas que a simple vista parecen inaccesibles. Esto radica en que ahora nuestro personaje puede saltar y el mundo está diseñado para aprovecharlo, incluso tanto se aprovecha que por momentos nos vamos a sentir en un juego de plataforma. Por suerte están tan bien implementadas que no resultan frustrantes.



En nuestro viaje vamos a encontrar santuarios, tumbas, cuevas y calabozos de pequeña escala que son como pequeñas mazmorras que se completan en pocos minutos y son perfectas para ir preparándose a las mazmorras principales de la aventura. Incluso hay veces que pensamos que estamos en una de las principales por el nivel que tienen.



Nada nos limita donde ir, se puede encarar el juego de la manera que queramos y todo el tiempo nos invita a explorar y la mejor manera de disfrutar Elden Ring es, justamente, explorar y perderse en su precioso mundo. Uno nunca siente que está perdiendo el tiempo, nada se siente estirado o que esta de relleno, no me quiero repetir, pero estamos ante un juego gigantesco, con un diseño de niveles extraordinario y que nos sorprende en cada momento.

Un Dark Souls de mundo abierto

Básicamente nos encontramos en un RPG con mucha acción, podemos desarrollar a nuestro personaje de la forma que nos guste, mejorar sus atributos con cada subida de nivel y vamos a contar con una inmensa cantidad de armas, armaduras y hechizos que van a definir el estilo de juego que prefieras. 



Pero no debemos quitar de vista que se trata de un soulslike y que nos encontramos ante un juego tremendamente desafiante que no permite relajarse en ningún momento. Debemos ser muy inteligentes a la hora de afrontar a los enemigos y descubrir sus puntos débiles para poder derrotarlos sin morir en el intento, con la consecuencia de perder todos esos puntos de experiencia que lleváramos encima, sin poder recuperarlos hasta regresar vivos al lugar donde nos derrotaron. Prepárate para morir muchísimas veces y sentirte siempre bajo una presión extrema. No recuerdo que me hayan derrotado tantas veces en un juego, aclarando por si hace falta, que no soy un consumidor de este estilo de juego; pero la satisfacción que uno siente cuando derrota a ese enemigo que tanto te hizo sufrir es una muy reconfortante, y ahí recae el atractivo de un soulslike.



Para compensar en cierto modo dicha extrema dificultad, contamos con los Lugares de Gracia, puntos de control donde descansar y recargar pociones pero con la consecuencia de que los enemigos derrotados reaparezcan.  Contaremos con la ayuda de nuestro fiel corcel, Torrentera, no solo para movilizarnos más rápido por el mapa sino también para atacar y defendernos mejor de ciertos enemigos, también puede realizar grandes saltos y nos permitirá llegar a ciertos lugares inaccesibles a pie.



Una de las nuevas mecánicas que tenemos para que hacer un poco más accesible nuestra experiencia son las llamadas Invocaciones, las cuales nos permiten llamar a una serie de espíritus a que nos ayuden en la batalla. Las hay de varios tipos y nos servirá para distraer a los jefes un tiempo suficiente para curarnos o poder atacar con mayor tranquilidad. Eso sí, usarlas nos costará varios puntos de magia, forzándonos a subir el atributo de mente para poder utilizar a las más poderosas.



El sistema de combate está basado en el de Darksouls, en cual es muy importante la gestión de la energía, armas, armaduras, hechizos y habilidades. Tenemos estadísticas de todo lo que tenga que ver con nuestro personaje que se puede consultar en todo momento. Estamos ante un RPG con muchísima profundidad y cosas para gestionar.

Luz y oscuridad

La historia de Elden Ring está escrita entre Miyazaki y el novelista George R.R. Martin, mejor conocido por su franquicia Canción de hielo y fuego, y la misma se encuentra ambientada en las Tierras Intermedias, un mundo de desolación dividido en varios reinos en que nuestro personaje, un Sinluz, abraza el poder de algo conocido como el “Círculo de Elden”, que estará asociado a un árbol áureo que ha sido destruido. El lugar se encuentra gobernado por Márika, una reina cuyos descendientes, todos ellos semidioses, provocaron una cruenta guerra conocida como la Devastación. Nuestra misión es simple, derrocar a cada uno de los semidioses, adquirir sus grandes Runas y llegar al gran Árbol Aureo para reparar el Círculo de Elden, que ha sido fragmentado.



La historia a simple vista puede resultar sencilla, pero no es la historia sino como es contada lo que nos atrapa desde el comienzo. Se nos narra muy a cuenta gotas y haciendo foco más en los trasfondos de los personajes que en la trama principal. No quiero contar mucho más porque creo que es algo que uno tiene que descubrir, lo que sí puedo decir es que difícilmente decepcione a alguien y a mi entender esta muy bien llevada en una atmosfera sombría y melancólica.

Un mundo con una belleza única

Con respecto al apartado audiovisual lo primero que tengo para decir es que el mundo de Elden Ring es hermoso, con una belleza y un diseño artístico maravilloso. Los personajes principales, los secundarios y las criaturas que abundan por el juego tienen un nivel de detalle muy correcto. En su conjunto sin ser un juego puntero se ve realmente muy bien, con vistas que nos deja ver del fondo el Árbol de Áureo que nos entrega momentos realmente impactantes para los ojos.



Pero más allá de algunas texturas que tardan en cargar y el pronunciado popping en especial de la hierba, el gran problema recae en el rendimiento. Es muy normal durante la partida tener microcortes que resultan realmente incómodos y también sufrir caídas de frames, en especial en las batallas con dragones con mucha carga poligonal. Cabe aclarar que lo he probado en una Xbox One X y no puedo confirmar que estos problemas lo sufran los usuarios de la nueva generación, pero leyendo por la red parece que estos problemas también están en esas máquinas.



La banda sonora vuelve a estar a cargo de Yuka Kitamura (Dark Souls, Bloodborne y Sekiro) dejándonos unas partituras muy tranquilas y muy acordes con el clima solemne y desolador con el que nos encontramos. Durante los combates las melodías cambian totalmente para darnos esa sensación de épica que tienen las batallas. Lo único que se le puede achacar en este sentido es que las voces no están dobladas al español, pero las que están en ingles tiene un gran nivel y el juego está perfectamente traducido al español.



Conclusiones

Sin ser un fan de este género no puedo más que rendirme ante sus virtudes. Elden Ring es una aventura de proporciones épicas, con un diseño de niveles y artístico maravilloso. Un juego desafiante, con sorpresas a cada paso, donde nada está por estar y todo tiene un porqué. Es muy difícil transmitir con palabras la atmosfera y todo lo que transmite esta aventura, lo único que les puedo decir es que aunque no te guste este estilo de juego, le des una oportunidad. Para los demás, acá tienen un imprescindible que no deberían dejar pasar, porque Elden Ring es uno de los juegos más importante de la historia de los videojuegos.






No hay comentarios.